La leyenda del Calafate

Esta es la historia, transformada en una leyenda, que cuenta cómo surgió este delicioso y multifacético fruto patagónico: el calafate.


Muchísimos años antes de que los blancos llegasen a romper la paz y el encanto magallánicos, maravillosa tierra de pampas, montañas, glaciares, fiordos, canales y bosques milenarios, habitaban allí dos grupos de gentes vigorosas y apuestas: los tehuelches (aonikenk) y los onas (selk’nam).

El jefe tehuelche tenía una hermosa hija, Calafate, orgullo y dicha de su padre. Poseía ojos grandes y hermosos, de un extraño color dorado, y era toda bella como el amanecer. Un día, acertó a llegar al aiken (campamento/aldea) de Calafate un joven ona que había cumplido la edad de klóketen. Era alto y apuesto, e iba vestido con un bello quillango, manta hecha de piel de guanaco. El joven ona y Calafate se enamoraron, aún sabiendo que sus tribus no aceptarían esa unión. Pero como su amor era más fuerte que todo, decidieron huir y vivir solos y felices en el wigwan (choza hecha de piel de guanaco) que harían en Onaisin.

Pero alguien descubrió los planes de los enamorados y los denunció al viejo jefe tehuelche. Éste supo que el gualiche (dios maligno para los tehuelches), había embrujado a Calafate instándola a huir con un ancestral enemigo de su tribu.

Encolerizado, el jefe llamó a la chamán de su tribu y le ordenó frustrar la huida de la pareja, hechizando a Calafate. Habría de convertirla en algo extraño, hermoso e inalcanzable, pero permitiendo al mismo tiempo que sus bellos ojos siguieran contemplando el aiken que la vio nacer.

La chamán caviló y caviló. Miró en torno suyo como buscando inspiración a nombre de Calafate. Fue así como la chamán embrujó a la bella joven y la convirtió en arbusto. Y cada primavera el calafate se cubre de flores de oro, que son los ojos de la niña tehuelche, que contempla la tierra bella y salvaje donde conoció a su amado. El joven ona jamás pudo encontrar a Calafate, pese a buscarla por todos los rincones de la región. Al sentirse para siempre aislado de su amada, murió de pena.

Entretanto la chamán, pesarosa del mal que había hecho a los amantes, hizo que las flores del calafate, al caer, se convirtieran en un dulce fruto purpúreo: es el corazón de la bella tehuelche. Quien come este fruto cae bajo el embrujo de Calafate, como ocurrió con su amante ona, y aunque viva en otro lugar el hechizo continúa. Son atraídos por un extraño magnetismo al aiken que hoy se llama Punta Arenas.

Y así termina la leyenda del calafate.

Leyenda del Calafate

(Visited 518 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Entrada siguiente

Arquitectura defensiva en la Colonia

Lun May 10 , 2021
Durante los siglos XVI y XVII, la defensa de la costa del Pacífico no implicó un aparato defensivo como el que se desplegó en el mar Caribe durante ese tiempo. Aquí en Chile, el riesgo de ataques marítimos de las potencias europeas de la monarquía española, o de desembarcos piratas, […]